La Negramenta – Otra Cosa

2

La orquesta La Negramenta de Barlovento, Venezuela regresó a los estudios de grabación para ofrecer a los bailadores su segunda entrega discográfica Otra cosa (Salsaneo, 2010), luego de la publicación de su disco debut Cosa de negros volumen II (2008).

Pedro Linares (dirección y producción) y Willians Castillo (bajo, arreglos y dirección musical) son los responsables de llevar adelante esta formación musical fundada en 2008, la cual tiene su origen en la orquesta Magistral liderada por Pedro Saba Linares (padre de Pedrito Linares).

Pedro Linares aporta de nuevo su interesante trabajo autoral, como en la primera producción. Canciones dedicadas a personajes anónimos del barrio son planteadas con inteligentes descripciones e interpretadas con sabrosos soneos. El abordaje de distintas temáticas consideradas en el disco, aunado a un discurso musical el cual se consolida paulatinamente, son aspectos de esta producción los cuales articulados evidencian una interesante muestra de música salsa actual.

El tempo moderado caracteriza la ejecución de la canción Blanquita. El joven sonero Wiwi Buznego -recordado por su participación en una producción anterior del maestro Javier Plaza y Son-Risa- imprime a la interpretación la solvencia y madurez de un veterano sonero, el cual otorga al texto propuesto la coherencia, en este caso un decidido acento nostálgico. La ley es una muestra ideal del estilo propio de manifestar lo mejor de la salsa “dura”. De nuevo Buznego presenta credenciales, saluda algunos de los insignes nombres responsables del legado de la vieja escuela, además de realizar una presentación informal de la agrupación.

Dime que te digo es una maravillosa muestra de la salsa del amor romántico -los sentimientos se imponen a las pasiones-, aquel en el cual se plantean historias de vida compartidas a largo plazo. La calidad interpretativa de Wilmer Cobos -conocido por su paso por la banda de Naty- añade un valor adicional a la canción, aunado a la intervención de los solistas Luis Ruiz (trompeta) y Eliel Rivero (trombón), pese al tempo lento de la ejecución. Negra todo es poco se inscribe en la misma línea de la anterior canción, de nuevo Cobos exhibe calidad y fuerza expresiva en su interpretación.

Chalala cuenta con el concurso del cantante Troy Purroy -destacado por su trabajo con la orquesta Yambeque- el cual aporta su talento y expresividad a esta canción de desamor, la cual se asume con respeto y calidad. Los tambores número de carácter festivo en el cual se describe la alegría propiciada por la ejecución de los tambores, los cuales propician la vinculación. Pedrito el lento está inscrito en aquello que se ha denominado como salsa positiva, concepto acuñado en Puerto Rico durante los años setenta en el seno de los Hogares CREA. En Cali el investigador y radiodeejay Luis Enrique Escobar, asumió el concepto y lo puso en práctica con algunos grupos juveniles en alto riesgo durante los años noventa. La canción describe la historia de vida de Pedrito el lento, personaje anónimo habitante de cualquier país/ciudad/barrio de nuestra gran nación latinoamericana, el cual con entereza y actitud afronta de la mejor manera la experiencia vivencial en los sectores sociales subalternos. La canción Déjame es planteada con inteligencia y sutileza, suerte de prolongación de la canción anterior. El texto evoca la conocida canción La Cura interpretada por Frankie Ruiz.

Salsa “dura” de Venezuela para la historia sociocultural del barrio.

Por Roberto Carlos Luján

Salsaneo – 2010